Portal de Galaxias Galaxias Tipos de Galaxias La Vía Láctea Vida extraterrestre
Galaxia M 81, tipo espiral. Galaxias.
Perdidas, como islas, en la gélida inmensidad del espacio se encuentran las galaxias que son sistemas masivos de estrellas, nubes de gases, polvo y materia oscura unido, todo ello, gravitacionalmente.

Por la cantidad de estrellas que contienen, cubren un amplio abánico que va desde las denominadas enanas, con 10 millones hasta las gigantes con un billón de estrellas. En promedio cada galaxia tiene unos 10.000 millones de estrellas, por lo que la galaxia típica es del tamaño de la Gran Nube de Magallanes. Se calcula que nuestra galaxia, la Vía Láctea, contiene entre 200.000 y 400.000 millones de estrellas.

Las nebulosas (regiones de gases y polvo donde nacen las estrellas), los cúmulos estelares (grupos de estrellas atraídas entre si por su propia gravedad) y los sistemas estelares múltiples (agrupación de dos o más estrellas donde al menos una actúa como centro gravitacional del resto), forman parte de la subestructura de las galaxias.

Las galaxias se clasifican de acuerdo a su forma aparente en tres grandes grupos: espirales, elípticas y, las que no se ajustan a estos dos grupos y que tiene un aspecto amorfo en irregulares. Las de tipo espiral son las que más abundan, seguidas de las elípticas y por fin las irregulares. La galaxia elíptica tiene el perfil luminoso de una elipse. Las espirales tienen forma circular pero con estructura de brazos curvos envueltos en polvo. Las galaxias con formas irregulares o extrañas se clasifican en el último grupo, y suelen ser el resultado de colisiones entre ellas o perturbaciones provocadas por la atracción gravitacional de galaxias "vecinas".

Se estima que existen más de cien mil millones de galaxias en el Universo observable. Este conjunto se denomina "Metagalaxia". Ahora la pregunta es saber si existen otras metagalaxias. La mayoría de las galaxias tienen un diámetro entre cien y cien mil parsecs (del inglés "parallax of one arc second", paralaje de un segundo de arco, es decir, un parsec = 3,26 años/luz = 30,8 billones de kilómetros) y están separadas entre si por distancias del orden de un millón de parsecs. El espacio intergaláctico está compuesto por un tenue gas cuya densidad promedio no llega si quiera a un átomo por metro cúbico (vacío absoluto).

Muchas galaxias están agregadas en grupos llamados cúmulos galácticos. Si se agrupan varios cúmulos se forman los llamados supercúmulos.

Se piensa que la llamada materia oscura constituye el 90% de la masa de las galaxias. La naturaleza de esta materia no está bien definida, pero su existencia se infiere a partir de los efectos gravitacionales que causan en la materia visible (estrellas y galaxias). Asimismo existen evidencias que sugieren la existencia de agujeros negros supermasivos en el núcleo de algunas galaxias. La Vía Láctea, la galaxia que acoge a nuestro sistema solar, es casi seguro que tiene uno de estos objetos en su núcleo.

La galaxias se dividen en tres partes bien diferenciadas: halo, disco y bulbo.

El halo es una estructura esferoidal que envuelve la galaxia. En él la concentración de estrellas es muy baja y tiene pocas nubes de gas por lo no tiene regiones donde se estén formando estrellas. Sin embargo es en el halo donde se encuentran la mayoría de cúmulos globulares. Estas formaciones son reliquias de la formación galáctica.

El disco se compone principalmente de estrellas jóvenes de población I. Es la parte de la galaxia donde se concentra más gas y es en donde aún se dan procesos de formación estelar.

El bulbo es el núcleo galáctico se sitúa y es la zona de la galaxia con mayor densidad media de estrellas.

Ubicación de los visitantes:

Visit http://www.ipligence.com