Inicio Sistema Solar Mercurio Venus La Tierra Marte Júpiter Saturno Urano Neptuno Plutón

Neptuno, el rey de los vientos huracanados.      Calculadora

Neptuno

La Tierra comparada con Neptuno En orden es el octavo y último planeta desde el Sol y forma parte de los llamados planetas exteriores o gaseosos. Más allá se encuentra Plutón aunque no se considera un planeta sino un "planeta menor". Neptuno es el planeta más exterior de los gigantes gaseosos y el primero en ser descubierto por predicciones matemáticas.

El interior de Neptuno es roca fundida con agua, metano y amoníaco líquidos. El exterior es hidrógeno, helio, vapor de agua y metano, que le da el color azul. Neptuno es un planeta dinámico, con manchas que recuerdan las tempestades de Júpiter. La más grande, la Gran Mancha Oscura, tenía un tamaño similar al de la Tierra, pero en 1994 desapareció y se ha formado otra. Los vientos más fuertes de cualquier planeta del Sistema Solar son los de Neptuno. Muchos de ellos soplan en sentido contrario al de rotación. Cerca de la Gran Mancha Oscura se habían medido vientos de 2.000 Km/h. Se piensa que se alimentan del calor interno.

Al ser su órbita tan lejana del sol, Neptuno recibe poquísimo calor. Su temperatura es de -218 C. Sin embargo, el planeta parece tener una fuente interna de calor. Se cree que puede ser lo que queda del calor generado por la concreción de materia durante la formación del planeta. Su estructura interna es muy parecida a la de Urano: núcleo rocoso cubierto por una costra helada, oculto bajo una atmósfera gruesa y espesa. Los dos tercios interiores de Neptuno se componen de una mezcla de roca fundida, agua, amoníaco líquido y metano. El tercio exterior es una mezcla de gas caliente compuesto de hidrógeno, helio, agua y metano. Al igual que Urano y a diferencia de Júpiter y de Saturno, la composición de la estructura interna de Neptuno se cree que está formada por capas distintas. Como Urano, el campo magnético de Neptuno está fuertemente inclinado en relación con su eje de giro, a 47 y desplazado al menos 0,55 radios (unos 13.500 kilómetros) del centro físico del planeta. Comparando los campos magnéticos de ambos planetas, los científicos han llegado a la conclusión de que esa extrema orientación podría ser característica de los flujos en el interior del planeta y no el resultado de la inclinación del eje de Urano.

La nave Voyager II se acercó a Neptuno el año 1989 y lo fotografió, descubriendo seis de las ocho lunas que tiene y confirmó la existencia de anillos, un sistema de cuatro anillos estrechos, delgados y muy tenues, casi imposibles de distingir con los mayores telescopios terrestres. Se han formado a partir de partículas de polvo, arrancadas de las lunas interiores por los impactos de meteoritos pequeños.

En la atmósfera de Neptuno se alcanzan temperaturas cercanas a los 260 C bajo cero. Sus nubes, de metano congelado, cambian con rapidez.

Visitors location:

Visit http://www.ipligence.com