Inicio Sistema Solar Mercurio Venus La Tierra Marte Júpiter Saturno Urano Neptuno Plutón

Urano, el celeste helado.                                Calculadora

Urano

La Tierra comparada con Urano En orden es el séptimo planeta desde el Sol y el tercero más grande del Sistema Solar. Urano es también el primero que se descubrió gracias al telescopio.

La atmósfera de Urano está formada por hidrógeno (83 %), helio (15 %), metano (2 %) y otros hidrocarburos. Su interior carece de la capa de hidrógeno metálico líquido que tienen Júpiter y Saturno. El metano absorbe la luz roja, por eso refleja los tonos azules y verdes combirtiendo a Urano en la superficie más uniforme de todos los planetas con su característico color azul-verdoso. Tiene unos anillos que no se pueden observar a simple vista, uno de ellos de tonos azules, lo que lo convierte en toda una rareza planetaria.

Urano es en muchos aspectos un gigante gaseoso cuyo crecimiento se interrumpió sin que hubiese acumulado las grandes masas de gases de los planetas gigantes interiores Júpiter y Saturno. En Urano existe una transición gradual de atmósfera gaseosa a océano líquido. El océano de Urano no se parece en nada al terrestre. El interior de Urano no es apto para la vida, ya que la presión y el frío son extremos, además de que los rayos del Sol sólo traspasan su atmósfera unos pocos cientos de metros.

Urano tiene 27 satélites naturales conocidos y ninguno posee atmósfera. Sus nombres se los dan personajes de las obras de William Shakespeare y Alexander Pope, en especial sus protagonistas femeninas. Los satélites más grandes son Titania y Oberón, de un tamaño similar (790 y 760 km de radio, respectivamente). Otros satélites importantes son Umbriel, Ariel y Miranda. Estos cinco eran los satélites conocidos de Urano antes de que la nave Voyager II llegara allí en 1986. Las fotografías que tomó son hoy en día las imágenes de mayor calidad que se tienen de sus remotas lunas.

Urano está inclinado de manera que el ecuador forma casi ángulo recto (98 ) con la trayectoria de la órbita. Esto hace que en algunos momentos la parte más caliente, encarada al Sol, sea uno de los polos. Su distancia al Sol es el doble que la de Saturno. Está tan lejos que, desde Urano, el Sol parece tan sólo una estrella más, aunque mucho más brillante que las otras. Urano, fue descubierto por William Herschel en 1781, aunque es visible sin telescopio (está en el límite de visibilidad sin aparatos). Seguro que alguien lo había visto antes, pero la enorme distancia hace que brille poco y se mueva lentamente y se le confunda con una estrella. Por si esto fuera poco, comentar que existen nada menos que más de 5.000 estrellas más brillantes que él.

La inclinación sorprendente de Urano provoca un efecto curioso: su campo magnético se inclina 60 en relación al eje y la cola tiene forma de tirabuzón, a causa de la rotación del planeta. En 1977 se descubrieron los 9 primeros anillos de Urano. En 1986, la visita de la nave Voyager permitió medir y fotografiar los anillos, y descubrir dos nuevos. Los anillos de Urano son distintos de los de Júpiter y Saturno. El exterior está formado por grandes rocas de hielo y tiene color gris. Parece que existen otros anillos, o fragmentos, no muy amplios.

Visitors location:

Visit http://www.ipligence.com